Los buses de colores

Hace unos diez años las calles de Cali estaban llenos de buses con nombres de colores. El azul plateada, el crema y Rojo, el blanco y negro, el azul crema y otros más.

También teníamos otros buses como el papagayo ( pintados de múltiples colores), el alameda (naranja), los río Cali(blancos con franjas azules y rojas) y los Ermita(rojos). Las empresas de transporte utilizaban colores distintivos para sus buses lo que facilitaba la visualización del que uno necesitaba desde lejos, cosa que agradecíamos lo miopes.

En aquellos tiempos no teníamos problemas de transporte en nuestras calles, viajabamos a cualquier parte de la ciudad con rapidez en menos de una hora, sin transbordo, recorríamos la ciudad de norte a sur.  El blanco y negro ruta 6 era una maravilla que viajaba desde menga hasta Pance y pasaba cada 10 minutos como máximo. Y si uno contaba con la suerte de que estuviera tratando de ganar pasajeros a la papagayo llegaba más rápido todavía. Lo malo era que no tenían ventanas o si, pero era imposible abrirlas.

Los río Cali destartalados eran rapidísimos, recuerdo haber viajado en uno con un hueco en el piso. Pero cumplian con el objetivo, eso corrían, cómo alma que lleva el diablo, si usted estába de afán y no le importaba el riesgo eran su opción. Hacía muchos años que no viajaba en un bus lleno, y es que eran tantas las empresas y tantas las rutas que uno veía el bus con una o dos personas de pie y esperaba el próximo.

Pero todo eso llego a su fin, el Mío llego para quedarse. Ahora tenemos una sola empresa, un solo color, el azul. Ahora viajamos como sardinas enlatadas en las horas pico, tenemos que hacer transbordos no una sino dos y hasta tres veces si queremos llegar a ciertas zonas, cómo los cristales, por ejemplo.

Tenemos que esperar nuestro bus en estaciones tan peligrosas como la de Fray Damián, las cuales deberían estar techadas. Viajar de norte a sur es una travesía que puede tomar tres horas, entre esperar la ruta y hacer los transbordos y las paradas cada tanto.

Bueno no digamos que todo es peor, porque no es así, antes subirse a un bus con un niño o con un anciano era peligroso, los buses en su afán arrancaban a toda m… y había que hacer maromas para llegar al puesto sin que el niño o el anciano sufrieran algún daño. Muchos tuvimos pequeños y no tan pequeños accidentes al bajarnos del bus porque el chófer arrancaba antes de que pudiéramos bajar. Ahora una persona discapacitada jamás podría viajar con su silla de ruedas, tocaba que pagarán taxi. Esas cosas mejoraron mucho con el mío. Hay que decirlo y admitirlo.

El otro día entre a la página web de Metrocali para ver qué Mío me servía para ir a el teatro libre los cristales, lo que descubrí fue que mi opción más rápida era caminar media hora hasta un paradero para abordar una ruta que me llevaría a una estación, subir a otra ruta para otra estación y después bajarme y tomar el alimentador. Toda una odisea considerando que en taxi me tomo 15 minutos el viaje. Pobre gente que vive por allá.

Con El Mio, Cali está más bonita y como más ordenada, no tienen ventanas, pero si aire acondicionado cosa que nos encanta, con estos calores. Pero los caleños quisiéramos todas su bondades con más rutas directas, más buses. Pero los señores de Metrocali son como la pobre viejceita sin nadita que comer.

Así seguiremos extrañando aquella época de los buses en colores y humo negro. Si, yo sé que si eres caleño pensaste en la Villanueva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s